Procedimiento de creación de un nuevo baño

Después de la cocina, el cuarto de baño es el espacio más utilizado de la casa. Hay ocasiones en que, por razones de horario o por el aumento de la familia, uno sólo no es suficiente para atender las necesidades de la casa. La instalación de un nuevo servicio sanitario, además de dar solución a este tipo de problemas, supone un aumento en el valor de la casa en el caso de una futura venta.

Lo primero que hay que hacer es un estudio para determinar dónde localizarlo. “En nuestro caso, aprovechamos el espacio que ocupaban parte del pasillo, un vestidor y un pequeño trastero para ubicar el nuevo cuarto de baño, por lo que hubo que derribar las paredes de ambas dependencias y crear una nueva con el fin de cerrar lo que antes era el pasillo y ahora es parte de la cocina”.

Tras la intervención de los albañiles, que se encargan de picar el suelo y preparar las nuevas paredes igualándolas con cemento y arena para poder colocar así los azulejos, le toca el turno al fontanero. “Su labor es hacer las nuevas instalaciones de presión y desagües. A la vez, se instala la bañera o el plato de ducha, dependiendo de las necesidades del cliente o del espacio disponible para el nuevo aseo”, aseguran en Ubicca. Tras esto, el electricista se encargará de la iluminación, colocando distintos puntos en la pared y el techo y un enchufe junto al lavabo.

 

Solucionar este problema para poder construir el baño


Para evitar la aparatosidad que supone picar el suelo, se puede elevar una plataforma de unos 15 centímetros de altura, suficiente para ocultar los desagües del nuevo cuarto de baño. Además, esta plataforma puede solucionar otro tipo de problemas.

“En este caso, hubo que subir el suelo de las cabinas de ducha e inodoro para poder darle pendiente suficiente a las bajantes que conectan con el patio de luces. Éste se encontraba ubicado tras la cocina, por lo que hubo que pasar las tuberías a través de la misma”, explica Reyes Pérez.

Una vez creado el espacio de lo que se convertirá en el nuevo cuarto de baño, el fontanero podrá colocar el inodoro (lo más complejo del proceso), el lavabo y el bidé con sus correspondientes griferías. Por último, el electricista instalará los cables de las luces del techo y del mueble del lavabo, e instalará un enchufe cerca de éste.

El último trabajo le corresponde al carpintero, con la colocación de la puerta del nuevo espacio. “En este caso, al no existir separación entre ambas dependencias, su trabajo no fue necesario, aunque sí tuvimos que solicitar sus servicios en la encimera del baño, para la que se eligió la madera”, continúa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *