Origen, características y tipos de persianas

Origen e historia de la persiana

El origen de la persiana como objeto funcional se remonta al tiempo en que las tribus nómadas colocaban hojas mojadas de plantas en  las aberturas de sus viviendas temporales para lograr mantener la frescura en el interior, y protegerse del sol inclemente del desierto. También la utilizaron otras civilizaciones en la antigüedad, los egipcios cubrían las ventanas con esterillas hechas de cañas para regular la entrada de luz y permitir el paso del aire fresco, y los chinos lo hacía con bambú.

. Siglo XVIII _ En la Edad Media, los persas trasladaron sus persianas de tela a Europa, y fue en Venecia donde se extendió su uso, exportándolas al resto del viejo continente, donde se producía un auge en la elaboración de textiles. De allí proviene el origen etimológico de la palabra persiana, del francés “persienne”, que significa “de Persia”.

. Año 1.796 _ El inglés Edward Bevan creó una serie de láminas movibles en madera que funcionaban con una correa que las unía y una polea como mecanismo para abrirlas o cerrarlas, permitiendo la entrada del aire y la luz en el ambiente. El británico denominó a su invento “persiana veneciana”, por el origen de procedencia de la misma.

. Siglo XIX _ Este innovador sistema de cerramiento comenzó a popularizarse y llegó a Norteamérica, donde se utilizó en diversos tipos de edificios, tal como el Radio City de Rockefeller Center y en el Empire State de Nueva York, utilizando láminas de cristal en las persianas.

. Siglo XX _ Se añaden otros materiales en la elaboración de las persianas, láminas de metal y de fibra  son incorporadas a este  sistema de cerramiento, para darle mayor resistencia a su uso y más variedad en modelos.

. Siglo XXI _ El avance de la tecnología ha permitido la utilización de nuevos materiales para la fabricación de las persianas, mejorando su funcionamiento y estética, con la posibilidad de controlar las entradas de luz, evitando el calentamiento excesivo del espacio y contribuyendo al confort deseado, razones por las cuales este tipo de cerramiento se ha popularizado.

Características y funcionamiento de las persianas

PERSIANA IMAG1

El objetivo de una persiana es cubrir el área de una ventana o ventanal para regular la entrada de luz a un ambiente determinado, así como aislarlo térmica y acústicamente del entorno, y controlar nuestra privacidad. Este sistema de cerramiento está formado por láminas delgadas acopladas entre sí mediante mecanismos que nos permiten abrir, cerrar, bajar, subir, enrollar o deslizar la persiana:

La cinta, que se utiliza con mayor frecuencia y consta de dos poleas, inferior y superior, que permiten el funcionamiento del sistema.

La manivela, mecanismo que funciona a través de un cable colocado dentro de una pared y recogido por un carrete que permite subir o bajar la persiana con el giro de una manilla.

La cuerda que enrolla la persiana en la parte central y se sujeta a un lateral de la ventana.

El motor eléctrico, que activa el mecanismo del sistema mediante un control domótico o pulsadores. Es la más actual de las técnicas para el funcionamiento de la persiana, permitiendo dirigirlas mediante un mando inteligente a una distancia determinada, incluso estando fuera del lugar donde ésta se encuentra ubicada. Este control o mando se puede realizar desde la App para tablets y smartphones, con el interfaz web en el navegador o mediante pulsadores, y dirigir una o varias de las persianas instaladas en el espacio en forma automática o manual. Es lo que conocemos como un sistema Smart Home.

Tipos y modelos de persianas

PERSIANA IMG4

En la actualidad nos encontramos modelos y diseños de persianas fabricados con diversos materiales, las hay de madera, pvc, aluminio o las tradicionales de tela llamadas persianas romanas. Debemos escoger la que se ajuste a nuestras necesidades y exigencias.

Persianas Venecianas, son las conocidas persianas horizontales, con láminas entrelazadas que funcionan mediante un sistema de freno y rotación, permitiendo ajustar su posición para controlar la iluminación natural del espacio.

Persianas Verticales, recomendables para ventanales o puertas de vidrio ya que su mecanismo permite su fácil y cómodo deslizamiento, además de proporcionar una entrada de luz adecuada al ambiente.

Persianas Enrollables, permiten regular la entrada de la luz al espacio mediante su sistema de enrollamiento hasta la parte superior de la ventana, y nos ofrece la ventaja de impedir el paso de los rayos ultravioleta. Es la más recomendada para ventanas de gran altura.

Persianas Plisadas, su estructura es parecida a un acordeón, suben o bajan a través de un cordón y un perfil superior que sujeta cada pliegue. De acuerdo a las capas, colores y tipo de tela escogidos para su fabricación, la persiana brindará la cantidad de luz que deseamos para el ambiente donde estarán ubicadas.

Persianas Black-out, recomendadas si deseamos obtener un espacio en completa oscuridad, ya que al estar cerradas la entrada de luz queda interrumpida hacia el interior de la habitación.

Panel Japonés, compuestas por paneles con lienzos que se deslizan de un lado al otro mediante un sistema de rieles. Perfectas para utilizarse en grandes ventanas o puertas corredizas

La persiana forma parte del espacio donde vivimos o trabajamos cumpliendo una función estética y operativa, ya que contribuye a decorar el ambiente y permite que tengamos una habitación bien iluminada y aislada del ruido del entorno, contribuyendo así en  nuestro confort y calidad de vida.

Puedes ver más info sobre persianas en el diccionari ode arquitectura DiccionArqui.com para la arquitectura de tu hogar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *